miércoles, 19 de marzo de 2014

Hotel Ramada Encore, Tlajomulco de Zúñiga.



El edificio, además del gran muro de fachada cuenta con un recubrimiento de madera prensada en rojo vivo sobre un amplio tramo en cemento pulido, es una caja luminosa que en sí es “una claraboya a séptima altura”.
Las suites del hotel, las ejecutivas y las relax, son las que gozan de la iluminación proveniente de la caja de luz. El diálogo entre los diferentes materiales le otorga una personalidad fresca a la arquitectura exterior del edificio. El Fundermax (material de madera prensada) dio la posibilidad de poner el rojo, que es el color oficial o distintivo de la marca, de tal manera que al incluir una caja de luz, se coloca una caja de color rojo y el espacio sobrante es lo que termina de construir el espacio.

Las ventanas,  por su parte, cobran un papel prácticamente vivo en este proyecto. Están desfasadas en la habitación, no van en el mismo lugar siempre. Unas se alinean a la izquierda y otras a la derecha, es un juego muy sencillo de tal manera que las ventanas no siempre quedan centradas. Y de igual forma en su lado exterior, algunas cuentan con parasol y otras no. La intención es quitarle lo rígido de las líneas verticales y horizontales.

Diseño arquitectónico Miguel Echauri y Álvaro Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario